México a través de la hiperealidad del maestro Jesús Helguera


Por  El Angelopolita

Valora este artículo
(0 votos)

Jesús Helguera nació el 28 de mayo de 1910 en Chihuahua, México.

En su obra expresó un México bañado de hiperrealidad que deslumbra con sonrisas, trenzas, flores, listones de colores, símbolos religiosos y patrios.

Su obra se popularizó en México a través de la costumbre de los comerciantes mexicanos de obsequiar calendarios anuales a la clientela cada fin de Año.

El maestro Helguera murió el 5 de diciembre de 1971 y cada día su obra es más valorada, convirtiéndose en iconografía popular de México.

Entre sus obras más conocidas son: La Leyenda de los Volcanes; La Leyenda del Popocatépetl y el Iztacihuatl; El Águila y la Serpiente;  Juan Diego y la Virgen de Guadalupe;  y El reboso, entre muchas otras. 

Hijo de Álvaro de la Helguera García -inmigrante español- y de María Espinoza Escarzaga, fue un prolífico pintor.

Cuando el maestro Helguera tenía siete años, su familia abandonó México a causa de la Revolución Mexicana, estableciéndose en España.

Al estallar la Guerra Civil Española, Helguera -ya casado con Julia González Llanos- regresa a México.

Helguera trabajó primero como ilustrador en la editorial Araluce trabajando en libros, revistas y cómics. Después trabajó como profesor de artes visuales en el Instituto de Arte Bilboa a la edad de 18 años y trabajó para revistas como Estampa.

El maestro Helguera descubre en su obra personajes idealizados en un México visto a través de la hiperrealidad.

En México trabajó para la revista Sucesos Para Todos, en 1954 para la editorial Galas de México, empresa que aún conserva la propiedad de varios cuadros originales.

Desde 1938 hasta su muerte en 1971, trabajó como artista de Cigarrera La Moderna, S.A. de C.V., empresa que realizaba en “La imprenta de Don Santiago Galas” los famosos calendarios anuales que se regalaban a los clientes en carnicerías, ferretería, tiendas, fondas o talleres mecánicos.

La obra de Helguera tiene muchos críticos que discuten el tipo racial de sus modelos, los paisajes paradisíacos y las exuberantes sonrisas. Con todo ahora sus calendarios son de colección y su obra se encuentra a la alza. Helguera molesta, incomoda, por decir lo menos; no se ajusta a ningún parámetro y sus críticos no son pocos.

Sus obras en la actualidad son muy valiosas. En 1980 parte de su trabajo fue expuesto en el Museo de Bellas Artes. Grupo Pulsar Internacional presume sus 26 óleos originales en exposiciones por todo el mundo. En la casa en que nació en Chihuahua fue colocada una placa conmemorativa durante la celebración del centenario de su nacimiento.

@ElAngelopolita

 

PUBLICADO: a las 09:28 del 15 de Septiembre de 2015
LEÍDO 2519 veces




COMENTA