Bodybuilders de hoy: fisicoculturistas que aumentan músculos corriendo graves riesgos


Por  Yazmin Evia

Valora este artículo
(0 votos)

Los fisicoculturistas consiguen enormes músculos dedicando largas  jornadas de trabajo a levantar pesas y una dieta especial, pero como todas las profesiones tiene sus secretos.

Muchos fisicoculturistas usan o abusan de los suplementos alimenticios en polvo, malteadas, cocteles de esteroides, hormonas, vitaminas y diversos estimulantes que provocan el crecimiento muscular.

Los cocteles químicos provocan enormes músculos, pero al igual que los tratos con el “diablo” las consecuencias llegan a ser trágicas: algunos de estos campeones acaban padeciendo insuficiencia renal, paros cardíacos y cáncer antes de llegar a los 50 años.

Existe incluso una leyenda negra sobre algo que ocurrió en la década de 1980: el Dr. Robert Goldman prometía músculos gigantescos a cambio de una muerte segura en menos de 5 años. Sorprendentemente el Dr. Goldman encontró que la mayoría de los atletas aceptan felizmente el trato, a pesar de conocer el fatal desenlace. Dicho trato es conocido como “El dilema de Goldman”.

No se puede negar que estos atletas son muy disciplinados y verdaderamente convierten en todo un arte el entrenamiento que realizan en el gimnasio. No obstante, es importante no olvidar que en la actualidad son muy socorridas las peligrosas inyecciones de aceite que provocan aumento muscular inmediato pero generan infecciones que terminan por lo menos en amputación.

Arlindo de Souza ha logrado bíceps de 29 pulgas y para convertirse en el musculoso más grande de Brasil después de inyectar en su cuerpo -lo que él llama- “el relleno”. Incluso de Souza admite que inyectar aceite puede causar infecciones peligrosas, pero se declara dispuesto a pagar el precio a cambio de aparecer en portadas de revistas, programas de televisión, reportajes y hasta documentales.

“Si me enfermo, si estallan mis brazos, puedo ir a ver al médico. Pero para mí eso es normal y algo que he aceptado”, comentó el Sr. de Souza

Se cree que “el relleno” es una mezcla de aceite mineral similar al aceite de bebé, pero sin aroma. Contiene además pequeñas cantidades de alcohol y anestésico. Los resultados de inyectar este aceite son fatales pues contamina la sangre y causa necropsia.

La lista de deportistas y vanidosos que han tenido problemas de salud después de administrarse sustancias químicas es larga. 

El último lamentable caso público se refiere a Dean Wharmby, diagnosticado con cáncer de hígado agresivo que murió con sólo 39 años. Dean fue culturista durante 20 años. Admitió que tomó esteroides para aumentar el cuerpo y justificó que lo hizo “porque todos los demás lo hacían”. Dean describió que su dieta basada en altas dosis de proteínas, incluía consumo de anabólicos y esteroides, cuestión que pudo estar relacionada con la enfermedad que lo llevó a la muerte.

Sobre físicoculturismo no se puede generalizar nada, por que parece que cada musculoso tiene su propia receta para construir músculos gigantescos. También hay que reconocer que algunos mas mesurados han logrado envejecer con todo y musculosos cuerpos. Para muestra esta Joe Weider quien murió a los 93 años, y logró todo un emporio a través del desarrollo muscular. Se le reconoce como el creador Federación Internacional de Fisicoculturismo.

Para algunos es indispensable el trabajo de gimnasio -mas algunos trucos-, otros aprovechan los implantes de silicón, algunos mas utilizan inyecciones. Es difícil distinguir la diferencia, pero las consecuencias fatales se cuentan por cientos cada año y en todo el mundo.

@ElAngelopolita 

PUBLICADO: a las 12:35 del 30 de Julio de 2015
LEÍDO 3054 veces




COMENTA