El final de #JurassicWorld tiene un mensaje oculto; lee por qué (Reseña)


Por  Emilio Lino Chávez

Valora este artículo
(0 votos)

Jurassic World es la sorpresa del año, rompiendo records de taquilla 20 años  después de que Steven Spielberg nos sorprendiera con efectos especiales nunca antes vistos. Ahora, entre tantos superhéroes y desastres naturales pareciera que se necesita un megaespectáculo para captar la atención del público. En la película los dueños del parque tienen la misma sensación pero todo sale muy mal.

Ahora, si no has visto la película aquí hay un pequeño resumen, aunque en mi opinión deberías ir ahora mismo, yo puedo esperar. Hablaré del final así que habrá montones de Spoilers.

Jurassic World toma lugar en la Isla de Nublar, en este episodio de la saga el parque corre de manera segura desde hace 20 años gracias a la Doctora Claire Dearing. Puedes pasear en la espalda de un Brontosaurio y ver a un Megalodón del tamaño de un rascacielos devorar un Tiburón Blanco. El problema es que la gente quiere más de lo que se ofrece,  o al menos eso piensan los jefes en InGen

Así que el Dr. Henry Wu (a quien vimos en la primera película) crea a petición de sus jefes algo que no se había visto antes: un dinosaurio que nunca existió y peor aún se le mantiene aislado de los demás. Mientras tanto, el gobierno de Estados Unidos quiere usar Velociraptores en la guerra a manera de drones para lo que llaman al Dr. Owen Gardy -interpretado por ningún otro sino Chris Pratt, mejor conocido como Star Lord en Guardianes de la Galaxia-  para entrenarlos o más bien entrenarlas (no cuestionemos la lógica de esta decisión porque es asombroso y te callas).

Y lo más obvio que iba a  pasar pasa, el Indominus Rex escapa causando un desastre inmenso, ya que entre sus habilidades están el camuflaje, una inteligencia maligna, puede volar y además disfruta cazando personas para divertirse. Todo esto resulta en uno de los mejores mega monstruos jamás vistos desde King Kong, más aterrador incluso que el mismo Godzila: El Indominus Rex.

Ahora todos están en una cacería haciéndole frente a un enemigo imparable ¿Ganarán los buenos? Por supuesto que sí, esto es Hollywood pero la manera en la que ganan es lo que cuenta: es uno de los mejores finales que he visto en el año, sino es que en la década.

Y es que a pesar de las "niñas" de Chris Pratt parece que todo está perdido y entonces Dearing dice: “Tenemos que liberarlo” . Las enormes puertas se abren y Claire Dearing con una bengala en la mano mira con terror lo que viene y entonces sale la única, la inigualable, la jefa de la casa, el combo con papas extragrandes de los dinosaurios: Doña T-A huevo chingada madre- Rex

Y el T-Rex muerde al Indominus con todo lo que puede en una magnífica pelea a muerte. Riñen hasta que el Indominus cae al agua, pero a pesar de lo golpeado que está se levanta y entonces del agua ¡sale el megalodón! que lo devora como si se tratara de un sándwich prehistórico.

El T-Rex mira al cielo y mientras la sala de cine sostenía el aliento suelta su fuerte rugido y el soundtrack de John Williams suena todo lo que da. Mejor final no se puede pedir.

Aunque de manera sutil en mi opinión esto es un comentario para los cineastas de HollyWood y del mundo, un recordatorio: más no siempre es mejor. Puedes crear los efectos más llamativos en un laboratorio lleno de computadoras -como fue creado el Indominus- pero si no tienes corazón no tienes una película, ni un dinosaurio. El buen cine te lleva en una aventura y Jurasic World definitivamente lo logra.

Aquí les dejo el excelente Sound Track de John Williams.

@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 16:25 del 18 de Junio de 2015
LEÍDO 3618 veces




COMENTA