La historia detrás de American Sniper, película nominada a 6 premios Óscar


Por  Rolando Lino Mina

Valora este artículo
(0 votos)

Un éxito en taquilla ha resultado la película American Sniper (se estrenará en México con el nombre de Francotirador) nominada a seis premios Óscar y dirigida por el veterano Clint Eastwood. La cinta está basada en el libro autobiográfico del fallecido Chris Kyle, titulado American Sniper: autobiografía del francotirador más letal de la historia militar estadounidense.

Francotirador Trailer

Tanto el libro como el filme relatan las vivencias de Kyle, quién durante seis años sirvió al equipo de Mar, Aire y Tierra de la Armada de los Estados Unidos (conocido como SEAL por sus siglas en inglés) en la Guerra de Irak. El Departamento de Defensa de los Estados Unidos reconoce que durante ese periodo Chris Kyle dio de baja a 160 personas, aunque él aseguraba que en realidad mató a 255 iraquíes. De cualquier forma, se le reconoce como el francotirador más letal de la historia militar de los Estados Unidos. 

Primera muerte a larga distancia

En sus memorias, Kyle relata la primera vez que mató a alguien como francotirador. Él y su jefe de pelotón vigilaban la ciudad de Nasiriya (a orillas del Río Éufrates, en Irak) que se encontraba prácticamente desierta. Una unidad de marines estaba ingresando a ese poblado y ellos debían evitar que fueran emboscados.

Repentinamente aparecieron en la escena una mujer y un niño. Ella sacó un objeto que llevaba oculto en su túnica y de inmediato el jefe de Kyle reaccionó: “es una granda… ¡Dispara!”. Kyle titubeó porque nunca le había disparado a una mujer, pero su jefe reiteró la orden: “¡Dispara!”. Chris jaló del gatillo y la mujer cayó al piso. Un segundo disparo de Kyle hizo estallar la granada, pero no causó bajas entre los soldados. 

No me arrepiento”, reflexionaba Kyle sobre el incidente y añadía: “Mis disparos protegieron a muchos estadounidenses cuyas vidas eran más valiosas que el alma retorcida de esa mujer”. 

De la zona rural a la guerra

Chris Kyle nació en Odessa (Texas, Estados Unidos) en una familia religiosa que se dedicaba al campo. Desde pequeño tuvo gusto por las armas, aunque su sueño era dedicarse a ser un cowboy de rodeo. Sin embargo, un accidente lo marginó de esa aspiración y también causó que fuera rechazado en primera instancia por el Ejército de los Estados Unidos. Sin embargo, poco después la armada relajó sus políticas para admitir elementos y Kyle finalmente logró ingresar. 

Fue enviado a Irak en 2003 a servir como francotirador, aunque no había sido instruido específicamente para desempeñar esa labor. Sin embargo mostró un talento natural para esa tarea, así que fue enviado a la escuela de francotiradores de los SEAL, donde le enseñaron técnicas para desempeñar el trabajo más solitario y controvertido de la guerra. En ese periodo, Kyle aprendió a usar instrumentos de alta tecnología y hacer cálculos complejos sobre distancia, velocidad del viento y otros factores que mejoran el desempeño de los francotiradores. 

En ese lugar Kyle aprendió que el disparo es apenas una pequeña parte de todo el trabajo que debe hacer un francotirador. Le enseñaron acechar y observar; pero su natural falta de paciencia complicaba su desempeño. Llegó incluso a fallar una prueba de puntería, hasta que su instructor le recomendó masticar tabaco. Este producto le ayudó a relajarse en combate y en consecuencia a disparar con mayor precisión. 

Su estancia en Irak

Kyle comenzó realmente su carrera en Faluya (al oeste de Bagdad) donde trabajaba desde las azoteas para prevenir un ataque de los insurgentes. De ese periodo relataba en sus memorias: “en sus mentes pensaban que no podían ser vistos, que estaban a salvo; pero siempre estaban equivocados”. Sobre la naturaleza de su oficio expresaba: “lo difícil es la primera muerte; después de eso la tarea se vuelve fácil”. 

Pero sería en 2006 cuando Chris Kyle se ganó el apodo por el que sería reconocido el resto de su vida: El Demonio de Ramadi. Las muertes que causó en ese lugar provocaron que los insurgentes le pusieran precio a su cabeza. 

De hecho, durante su estancia en Irak fue herido en dos ocasiones y sólo salvó la vida gracias a la efectividad del blindaje con el que iba protegido. Fue en ese tiempo cuando estableció una marca que lo convertiría en leyenda entre sus compañeros:

Kyle se encontraba vigilando desde la azotea de un edificio en la ciudad de Sadr, las calles de un poblado vecino en donde un convoy estadounidense estaba a punto de ingresar. Se encontraba a 2 mil 100 metros de distancia cuando vio aparecer una figura pero no lograba percibir si se trataba de un insurgente. De repente, vio que esa figura sostenía un lanzacohetes y estaba a punto de dispararle a sus compañeros. Kyle jaló del gatillo sin esperanza real de acertar en el blanco, y para su sorpresa el insurgente iraquí cayó al piso. Fue la muerte a mayor distancia que le reconocieron en el ejército. 

Retiro y muerte

Kyle se retiró del servicio en el año 2009, deprimido porque había perdido a varios de sus compañeros más cercanos en la guerra y porque la relación con su esposa Taya pasaba por un momento de crisis. Para entonces había sobrevivido a 6 atentados con bomba; y había sido condecorado con dos estrellas de plata y cinco de bronce

No le fue fácil adaptarse de nuevo a la vida familiar, por los traumas acumulados después de su estancia en el frente. Fundó una empresa de seguridad privada llamada Craft International y escribió el libro autobiográfico que hoy a ha dado lugar a la película. Este último se convirtió en un éxito de ventas y de hecho permaneció durante 37 semanas en la lista de libros más vendidos publicada por el periódico The New York Times.  

Y entonces ocurrió algo que conmocionó a los Estados Unidos: Kyle murió de la misma forma en que había matado a muchos insurgentes en Irak. El sábado 2 de febrero de 2013, Kyle y un amigo estaban practicando en un campo de tiro en Rough Creek Lodge (Glen Rose, Texas) cuando fueron asesinados a tiros de larga distancia con un arma automática. 

El asesino fue capturado horas más tarde y se le identificó como Eddie Routh, un exmarine que también combatió en Irak y que sufría un fuerte trastorno de estrés post-traumático. El final de Kyle sería difícil de creer si lo viéramos en una película, pero se trata de una historia real que justamente ha sido hoy llevada a la pantalla grande. 

La película

American Sniper (Francotirador) se estrenará en México el próximo 19 de febrero, justo una semana antes de que se conozca su suerte en la próxima entrega de los premios de la Academia Norteamericana. Está nominada a Mejor Película, Mejor Actor (Bradley Cooper, en el papel de Chris Kyle), Mejor Guion Adaptado, Mejor Montaje, Mejor Sonido y Mejor Edición de Sonido. (Incluye información de Daily Mail)
@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 12:56 del 19 de Enero de 2015
LEÍDO 5366 veces




COMENTA