Remi, Heidi y Candy: Tres tristes melodramas infantiles que nadie puede olvidar


Por  Yazmin Evia

Valora este artículo
(0 votos)

Hoy es difícil entender porque los niños mexicanos de la década de 1980 eran expuestos a intensos melodramas infantiles en televisión abierta. La barra de caricaturas de XHGC Canal 5 (Televisa) y XHDF Canal 13 (entonces Imevisión y hoy TV Azteca) ofrecían historias de niños y niñas a los cuales la vida no les sonreía y la suerte jamás estaba de su lado.

Los sinsabores de la pobreza, injusticias y discriminación eran las aventuras animadas de niños y niñas huérfanos que sólo buscaban en cada capítulo un poco de cariño. 

Los pequeños de aquella época no tenían muchas opciones en la barra infantil, por lo que tenían que aguantar o dejar caer las lagrimas por las desgraciadas aventuras de los personajes anime.

Remi, Heidi y Candy se enfrentaban desde su nacimiento a un mundo difícil que les mostraba que  no es sencillo, para los niños sin mamá y papá enfrentar las más extremas aventuras dramáticas.

Con todo también había capítulos divertidos que mostraban valentía de los personajes que se reponían a los sinsabores de la muerte de los seres queridos, el desamor, la pobreza y la injusticia.

Candy Candy

La historia de la pequeña recién nacida que es abandonada frente al Hogar de Pony, es el comienzo de un sinfín de aventuras que llevan a Candy Candy a ser adoptada por una familia muy adinerada que la hace ver su suerte. Después presencia la muerte del gran amor de su vida en una cabalgata, es decir: ¡ANTHONYYYYYYY!

Candy también es secuestrada por un bandido mexicano, vive como enfermera el periodo de la Primera Guerra Mundial así como el difícil trabajo en las minas y por si fuera poco también sufre con la muerte de sus amigos.

Sus romances frustrados y todas las maldades de su rival Elisa lograron un coctel adictivo para los televidentes infantiles que sufrían a cada capítulo. El destino tampoco está de su lado ya que jamás logra concretar algún romance o encontrar el amor.

Heidi

Basada en el libro infantil escrito en 1880, relata la historia de una niña que nunca ve la suya. De mal en peor transcurre su vida: huérfana y pobre, pero con un gran corazón. Vive en carne propia la amargura del trabajo domestico infantil, no sin antes enfrentar a su refunfuñón abuelo que acaba por amarla y que la ve partir con el corazón roto. 

Heidi acaba en la ciudad como  damita de compañía de Klara Sesemann, una niña rica que no puede caminar. Por si fuera poco la rigidez de la señorita Rottenmeier -institutriz de Klara- reitera que la pequeña Heidi no tiene mucha suerte, aunque nunca pierde la alegría infantil.

Remi

Remi describe la terrible odisea de un niño pobre, huérfano y con poca suerte. Fue otra de las obras maestras de los melodramas en dibujos animados sacada en los años setenta. Remi demuestra que la vida puede ser un calvario de desesperanza.

A Remi le pasa todo tipo de tragedias mientras su hermosa mamá millonaria lo busca sin suerte. Para empezar es vendido al Señor Vitallis quien se gana la vida realizando espectáculos callejeros rodeado de animales que van muriendo uno a uno.

Muy triste son los infortunios que vive Remi, siendo un pequeño francés que nunca pierde la bondad.
(@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 18:26 del 12 de Enero de 2015
LEÍDO 5728 veces




COMENTA