Dalia o Acocoxóchitl: la flor nacional de México está en peligro


Por  Yazmin Evia

Valora este artículo
(0 votos)

La flor nacional de México es la Acocoxóchitl, conocida también como Dalia. Es por supuesto originaria de México. Favorita de Netzahualcóyotl y Moctecuhzoma II, embellecía los jardines del Antiguo Anáhuac.

En la actualidad se conocen más de 50 mil variedades en todo el mundo. Considerada símbolo de México, además de su incomparable belleza es medicinal y comestible. Sin embargo, algunas variedades podrían dejar de colorear el territorio nacional.

Se llama Acocoxóchitl (Flor de Tubo Acuático), también conocida como Xicaxóchitl que significa flor de camote debido a que la planta se reproduce por camotes.

Fue muy abundante en las orillas de los canales de Tenochtitlán, en los jardines públicos del Anáhuac, en los templos dedicados a Huitzilopochtli, en los jardines de Netzahualcóyotl  y en general embellecía todo el territorio bajo el mando del huey tlatoani Moctecuhzoma II.

En la actualidad Xochimilco se  ha reconocido como la cuna de la Dalia, por cultivarla cada año desde tiempos inmemorables.

La Dalia es comestible: los pétalos y camotes se utilizan en la preparación de tostadas, tacos, sopa, agua, té y numerosos guisos nacionales incluyendo la deliciosa gastronomía mixteca en Oaxaca.

El tubérculo de la Acocoxóchitl contiene altos niveles de fibra que no sólo ayuda a mantener el sistema digestivo saludable, también mantiene el hambre a raya durante un tiempo más largo.

Las investigaciones que se están efectuando actualmente en la Universidad Autónoma de Chapingo, han comprobado que la Acocoxóchitil ayuda al crecimiento de la flora intestinal benéfica, es ideal para los diabéticos gracias a que no precisa de la hormona insulina para su metabolismo, además los pigmentos de las flores de la dalia tienen propiedades antioxidantes y por si fuera poco es deliciosa si se sabe preparar.

Dentro de la medicina indígena la Acocoxóchitl se utiliza contra la tos crónica, como tónico diurético, diaforético (sustancia que ayuda a controlar la temperatura), contra los cólicos, y para regular los niveles de glucosa en la sangre, entre otros.

De perfume muy suave la Acocoxóchitl se utilizada también como tinte de algodón, y es un símbolo de la horticultura mexicana ya que de México son originarias 36 especies de las cuales cuatro de ellas son la base genética de las 50 mil variedades que hoy existen en todo el mundo.

El 13 de mayo de 1963 fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el Decreto Presidencial, emitido el por el Presidente Adolfo López Mateos, por el que se declara símbolo de la floricultura nacional a la Flor de la Dalia en todas sus especies y variedades. Además a una de las especies se la distinguiera con el nombre de Dalia Juarezzi, en honor del Benemérito de las Américas, Benito Juárez.

La Acocoxóchitl fue introducida exitosamente en Europa en 1789. Fueron enviadas por Vicente Cervantes, director del Jardín Botánico de México. Después fue nombrado director del Real Jardín botánico de Madrid de 1801 a 1804, y distribuyó ejemplares de la planta a los principales jardines de Europa, rápidamente se convirtieron en el centro de atención de los jardines de España, Holanda, Francia, Inglaterra, Suiza y Bélgica.

Después en el año 1804, el naturalista y explorador alemán Alexander von Humboldt envió desde México semillas a Berlín.

El nombre Dalia se usa comúnmente en casi todo el mundo, excepto en Rusia y en Ucrania donde se la llama Georgina.

El camote de Dalia es muy popular para el desayuno en la India. Se sirve generalmente como cereal o cocinado con leche, azúcar y pasas.

Desgraciadamente algunas variedades de Acocoxóchitl en México están por desaparecer debido a la pérdida de la variedad en el cultivo de la horticultura y a la baja demanda en el mercado como la llamada Dahlia tenuicalis, sujeta a protección federal desde el 2010 de acuerdo a la norma NOM-059-SEMARNAT-2010. 

De las 50 mil variedades registradas en el mundo aproximadamente mil se pueden encontrar todavía en el territorio nacional. Sin embargo algunas han sido ya  registradas como propias en otros países, advierte el profesor investigador del departamento de Fitotecnia de la Universidad Autónoma Chapingo José Merced Mejía Muñoz.

En México se produce en Puebla, Estado de México y Oaxaca, pero muchas de sus variedades ya son difíciles conseguir como Dahlia brevis, Dahlia moorei, Dahlia cordifolia entre muchas otras.

Todavia en Atlixco (aproximadamente a 1 hora de la capital de Puebla) algunas variedades de Dalia son abundantes, tienen un precio económico y algunas abuelas las cuidan con esmero en diversas entidades del país.

Hay que notar los esfuerzos de la Universidad Autónoma de Chapingo, UNAM y de diversas organizaciones que investigan y tratan de fomentar el cultivo de algunas variedades de la Acocoxochitl en el territorio nacional, esperando que las próximas generaciones de mexicanos se puedan maravillar de la belleza de esta flor que colorea los jardines alrededor del mundo. (@ElAngelopolita) 

PUBLICADO: a las 00:25 del 09 de Octubre de 2014
LEÍDO 25872 veces




COMENTA