Estos son los terremotos más potentes que han sacudido a México


Por  El Angelopolita

Valora este artículo
(0 votos)

Quienes hayan vivido cuando menos tres décadas en México, conocerán la potencia de los sismos que se registran en esta parte del mundo. 

Simplemente, el pasado Viernes Santo (18 de abril de 2014) a las 9 de la mañana con 27 minutos y 23 segundos tuvimos un fuerte recordatorio de ello. Un sismo de 7.2 grados se sintió en 15 estados del país y causó daños materiales. 

Lo dejamos en “recordatorio” porque los mexicanos hemos vivido momentos de verdadera devastación a causa de los sismos. Se sabe que en el año 1475, durante el mandato del tlatoani Axayácatl, la gran Tenochtitlán fue destruida por un fuerte terremoto.

Una vez instaurada la Nueva España, se tiene registro de un potente sismo ocurrido en la Ciudad de México en 1542.

El 2 de julio de 1685, la ciudad de Acapulco fue prácticamente destruida por otro fuerte temblor.

¿Por qué tantos sismos?

La corteza terrestre está compuesta por una especie de rompecabezas y a cada pieza que compone dicho rompecabezas se denomina Placa Tectónica. El territorio mexicano se sitúa sobre cinco de estas piezas y la mayor parte de los sismos se originan en las fronteras que se forman entre cada una de esas placas. 

Hay un proceso denominado subducción y ocurre a cuando una de esas piezas de rompecabezas se mueve bajo otra placa. El devastador terremoto de México de 1985 fue resultado de la subducción de la placa de Cocos bajo la placa Norteamericana. 

Precisamente los más grandes terremotos que han ocurrido en México se han originado en zonas de subducción. Estas se ubican principalmente en la costa del Océano Pacífico, desde Puerto Vallarta (Jalisco) hasta Tapachula (Chiapas).

Antes de la Escala Richter 

El 15 de agosto de 1711 un terremoto sacudió la ciudad de México y tuvo efectos devastadores en Puebla y Tlaxcala. Al analizar la información disponible, los investigadores de hoy piensan que se trató de un sismo profundo originado en una orilla de la placa de Cocos.

Como en el siglo XVIII aún no se había inventado el sismógrafo, no se conoce la magnitud exacta de los terremotos que ocurrieron en ese tiempo. Sin embargo, la información disponible permite a los especialistas intuir que un sismo ocurrido el 28 de marzo de 1787 fue de alrededor de 8.7 grados en la escala Richter. 

Los testimonios dicen que aquel sismo duró más de 5 minutos y causó graves daños en la Ciudad de México. Las réplicas que siguieron a este terremoto los días 29, 30 de marzo y 3 de abril de 1787 fueron también de enorme magnitud. Por eso, esta serie de sismos son recordados en la historia mexicana como Temblores de San Sixto

Uno de los terremotos más dañinos del siglo XIX ocurrió el 3 de octubre de 1864. Provocó gran destrucción en las ciudades de Puebla, Orizaba y Córdoba

1911 es un año clave en la historia de México, pero también es recordado por el Temblor Maderista. Ocurrió el 7 de junio del año ya referido; horas antes de que Francisco I. Madero entrara triunfante a la ciudad de México, tras la renuncia y partida de Porfirio Díaz. Los habitantes de la capital tuvieron que remover escombros de las calles para que Madero pudiera transitar. 

En junio de 1932 se registraron tres sismos en el occidente de México. El primero ocurrió el 3 de junio, y tuvo una magnitud de 8.4 grados Richter. Los días 18 y 22 se registraron otros dos terremotos de 7 y 7.7 grados respectivamente. El saldo de estos tres fenómenos fue de 430 muertos y más de mil heridos

Las últimas décadas

El 28 de julio de 1957 a las 2:44 de la madrugada ocurrió el llamado Sismo del Ángel. Se le recuerda con este nombre porque el movimiento hizo colapsar al Ángel de la Independencia situado en el Paseo de la Reforma. Ese día perdieron la vida 68 personas. 

El 28 de agosto de 1973 a las 4:53 de la madrugada se registró el terremoto más fuerte y segundo más mortífero que haya tenido lugar en México. Se le conoce como el Terremoto de Orizaba, duró dos minutos y algunos sismógrafos registraron que su magnitud alcanzó los 8.7 grados en la escala Richter. Provocó 3 mil muertes y destruyó 18 mil viviendas. 

El terremoto más mortífero que se haya registrado en territorio mexicano, dejó una profunda cicatriz en la sociedad. Ocurrió a las 7:19 de la mañana del jueves 19 de septiembre de 1985. No se sabe el número exacto de víctimas, pero algunas fuentes consideran que pudieron ser 40 mil. 

El Terremoto de Colima de 1995 alcanzó los 8 grados en escala de Richter y cobró la vida de 49 personas. 

De 7 grados y altamente destructivo fue el Terremoto de Puebla de 1999. Ocurrió a las 3:42 de la tarde, duró 45 segundos, causó graves daños materiales en la entidad poblana y ocasionó la muerte a 20 personas

El sismo más grave del siglo XXI (hasta hoy) ocurrió a las 8 de la noche del 21 de enero de 2003. 29 personas perdieron la vida, 300 resultaron heridas y 10 mil habitantes de la región de Colima se quedaron sin casa. 

Todo este recuento no busca generar miedo, pero los datos son contundentes para propiciar una cultura de prevención. Hay recomendaciones claras de los especialistas para que cada familia desarrolle su propia estrategia y sepa qué hacer si uno de estos movimientos ocurre. (@ElAngelopolita)

PUBLICADO: a las 06:56 del 19 de Septiembre de 2014
LEÍDO 52974 veces




COMENTA