¿Es histeria colectiva o son efectos secundarios de la Vacuna contra el VPH?


Por  Yazmin Evia

Valora este artículo
(0 votos)

Desmayos, dolores de pecho, escalofríos, ganas constantes de dormir y hasta convulsiones son algunos de los síntomas que han presentado alrededor de 400 niñas de El Carmen de Bolívar (Colombia) en los últimos meses. 

Hasta el momento el Ministerio de Salud colombiano no ha logrado establecer un diagnóstico definitivo en el caso. Los padres de las menores aseguran que los síntomas se presentaron después de que en marzo las pequeñas recibieran la vacuna contra el VPH (Virus del Papiloma Humano)

La indignación ha ido creciendo entre los pobladores de esa región cercana al litoral Caribe; especialmente después de que el presidente del país Juan Manuel Santos, declarara que se trata solamente de “un fenómeno de sugestión colectiva”.

Durante la primera semana de septiembre, el ministro de salud Alejandro Gaviria visitó El Carmen y fue recibido con protestas que llegaron a la quema de llantas y muebles en la vía pública.  

Tanto el presidente Santos como el ministro Gaviria han remarcado que no existen razones para suspender la campaña de vacunación, así que la vacuna contra el VPH sigue aplicándose normalmente.

Zuriñe Jiménez, un caso abierto

A mediados de agosto en La Rioja (norte de España) un juzgado admitió la primera denuncia penal por presuntas lesiones ocasionadas por la aplicación de la vacuna contra el VPH. 

Se trata del caso de Zuriñe Jiménez, una joven de 17 años que hace 5 años fue vacunada. Desde entonces ha sufrido entre otros trastornos episodios de parálisis y tiene una minusvalía reconocida del 33 por ciento.

El tratamiento de la menor ha sido sufragado gracias a las donaciones que se han obtenido mediante una campaña de apoyo. Los padres de Zuriñe buscan que el Ministerio de Sanidad español cubra los gastos. 

A decir de la madre de la joven, Carmen Jiménez, las autoridades de salud ibéricas no han apoyado a Zuriñe porque “hacerlo sería admitir que la vacuna ha causado el problema”. 

Gardasil, blanco de críticas

Los casos de las niñas colombianas y el de Zuriñe han sido los más conocidos, pero existen otras denuncias similares en países como Argentina, Estados unidos, Nueva Zelanda e incluso Dinamarca. 

Las críticas, denuncias y protestas se centran principalmente en la vacuna Gardasil (de Merck & Co. Inc) para niñas y mujeres jóvenes de 9 a 26 años. Gardasil es una de las dos vacunas que existen en el mercado para prevenir el Cáncer Cervical. La idea es que las niñas se vacunen antes de que puedan ser infectadas, ya que Gardasil es menos efectiva cuando el VPH ya se encuentra en el organismo. 

Gardasil se administra en tres dosis durante seis meses. Previene la aparición de cuatro tipos de VPH que se consideran responsables de más de 70 por ciento de los casos de cáncer cervical y 90 por ciento de los episodios de verrugas genitales.

En el año 2009 se prohibió la venta de más de 7 mil dosis de Gardasil (lote NH52680) en Cataluña luego de que tres niñas presentaran reacciones adversas ante la vacuna. Las afectadas siguen peleando en los tribunales ibéricos que se les indemnice por las secuelas. 

El problema ha cobrado tales dimensiones en territorio español que ya existe una Asociación de Afectadas por la Vacuna del Papiloma (AAVP) que realiza activismo en redes sociales. 

Casos similares se han registrado en países tan diversos como Francia o Japón.  En esta última nación, las autoridades niponas de plano retiraron la vacuna en 2013; luego de organizar un simposio para analizar las reacciones adversas que se dieron entre algunas menores que fueron vacunadas. La medida fue criticada por un sector de académicos japoneses, quienes consideraron que no se aportaron las evidencias científicas necesarias para justificar la decisión. 

Experta pide debate en México

Un artículo de Asa Cristina Laurell (investigadora, médica y política de origen sueco naturalizada mexicana) publicado por La Jornada en agosto de 2014; advierte que en Estados Unidos ya existen más de 35 mil reportes de reacciones adversas, que han desembocado en 169 fallecimientos y mil 156 con discapacidades permanentes.

La también ex secretaria de Salud del Distrito Federal advierte que la alta tasa de reacciones adversas graves de las vacunas de VPH se debe en buena medida a “que el adyuvante utilizado, una sal de aluminio, está causalmente relacionada con padecimientos autoinmunes que afectan particularmente el sistema neurológico”. 

Laurell explicaba también que “se ha demostrado que Gardasil está contaminada con fragmentos de material genético (ADN) del VPH, lo que puede llevar a una serie de trastornos en la respuesta inmune”. Por todo esto, la exfuncionaria exhorta que en nuestro país se abra un debate acerca de esta vacuna que desde 2009 forma parte del esquema de vacunación para niñas. (@ElAngelopolita

PUBLICADO: a las 16:50 del 08 de Septiembre de 2014
LEÍDO 28280 veces




COMENTA